Srta. Jara Modern Living

El sombrero del Dandy, el espíritu de una elegancia renovada


El sombrero de copa se atribuye al nacimiento del hombre Dandy. La eséncia de un Dandy es la de un hombre elegante y refinado, con buen gusto, con un lenguaje escogido y de fino porte, es un hombre culto y sobre todas las cosas original, un dandi no debe parecerse a otro pues su estética es reflejo de sí mismo, extravagancia aristocrática exquisita y cuidada.

El dandy es alguien que decide ser diferente, que se sabe tan bien las normas de la elegancia, la educación y el savoir faire, que se permite el lujo de saltárselas. Son extravagantes, cultos, aman la belleza por encima de casi todas las cosas y son menos superficiales de lo que podrían parecer. Periódicamente, la moda les rinde homenaje en forma de chaquetas de terciopelo, trajes impecables en tejidos nobles, levitas reinterpretadas, sombrero de copa, reloj de bolsillo con cadena sobresaliendo del bolsillo y un cierto aire de romanticismo MODerno.

Srta. Jara (El sombrero del Dandy, el espíritu de una elegancia renovada)

Tipografías antiguas de vanguardia


El diseño de principios del siglo XX, al igual que las bellas artes del mismo periodo, fue una reacción contra la decadencia de la tipografía y el diseño de finales del siglo XIX.
El interés por la ornamentación y la proliferación de cambios de medida y estilo tipográfico en una misma pieza de diseño, como sinónimo de buen diseño, fue una idea que se mantuvo hasta fines del siglo XIX. El Art Nouveau, con su clara voluntad estilística fue un movimiento que aportó a un mayor orden visual en la composición, el Art Nouveau, que bajo la influencia del nuevo interés por la geometría evolucionó hacia el Art Decó. Todos estos movimientos aparecieron con un espíritu revisionista y transgresor en todas las actividades artísticas de la época. En este período también proliferaron las publicaciones y manifiestos, mediante los cuales los artistas y educadores mostraron sus opiniones.

Hoy, los ordenadores han alterado drásticamente los sistemas de producción, pero el enfoque experimental que aportaron al diseño es más relevante que nunca el dinamismo, la experimentación e incluso cosas muy específicas como la elección de tipografías (la Helvetica es un revival; originalmente era un diseño basado en la tipografía industrial del siglo XIX) y las composiciones ortogonales.

Las letras invaden a sus anchas por todos los rincones de las viviendas, la tipografía es un ente vivo, es producto de un contexto que lo determina y el tipógrafo que la ejecuta. Por lo tanto cada “tipo” tiene un carácter propio, una forma y un fondo que se mezclan y se expresan dinámicas, fuertes, ornamentadas, clásicas entre otras muchísimas facetas, las vemos en forma de letras industriales, procedentes de letreros de antiguos comercios; aparecen enmarcadas, formando frases o dispersas, con bellas tipografías, etc. Se escapan de los libros pero no quieren abandonar la casa. Lo bueno de las letras en decoración, es que además de elegir una buena tipografía sobre un bonito fondo, podemos escribir una palabra que tenga significado, para nosotros, para la familia que vive en casa, para los invitados que nos visiten… palabras o frases que transmitan un buen mensaje, eso da un valor añadido a este tipo de decoración.

Las tendencias graficas es una constante en los espacios de índole vanguardista, con un estilo joven, liberador, intelectual y artístico son algunas de las denominaciones que podremos entregarle a este accesorio de un alto impacto decorativo.

Srta. Jara (Tipografías antiguas de vanguardia)

Suelos de inspiración retro para tu casita


En la búsqueda de la originalidad de las piezas para nuestra casa, no podemos dejar pasar por alto que debemos empezar por el suelo, si estás pensando en cambiar tu suelo y poner uno más original lo primero que debes pensar es en los colores que vas a elegir. Para los que dudan entre un colorido u otro existe la posibilidad de inclinarse por unos suelos de cerámica que mezclen los tonos que más te gusten.

Srta. Jara (Suelos de inspiración retro para tu casita)


The Continental Twist 1961


Srta. Jara (The Continental Twist 1961)

Dorothy’s Ruby Slippers 1939


Srta. Jara (Dorothy’s Ruby Slippers 1939)

A Wardrobe for Vicky 60’s


Srta. Jara (A Wardrobe for Vicky 60’s)

Book: Modern Houses of the world


Una gran colección de antiguos libros de bolsillo de arquitectura. En la portada la residencia de Rodolfo Milam.

Srta. Jara (Book: Modern Houses of the world)

Françoise Madeleine Hardy


Srta. Jara (Françoise Madeleine Hardy)

Publicado en Style icon (156) | Comentarios.

Annemarie Schwarzenbach y Ruth von Morgen, fotografiadas por Marianne Breslauer, 1934


“Marianne era un amiga cercana de la escritora suiza y la fotógrafa Annemarie Schwarzenbach , a quien fotografiaron muchas veces. Ella describió a Annemarie (quien murió a la temprana edad de 34) como: “Ni una mujer ni un hombre, pero un ángel, un arcángel” Desde muy temprana edad comenzó a vestirse y actuar como un niño, no un comportamiento desalentado por sus padres, y que ella conservó durante toda su vida de hecho en la vida adulta la habían confundido muchas veces con un hombre joven.

Marianne Breslauer (1909-2001) nació en Berlín el 20 de noviembre de 1909. La hija de Dorotea Breslauer y el Profesor Alfred Breslauer, un arquitecto, inició su carrera como fotógrafa en 1927. Después de haber estudiado en  Lette-Haus, de Berlín, Breslauer viajó a París en 1929 donde conoció a Man Ray. Él la animó de inmediato a perseguir sus ideales fotográfiando sus publicaciones en la revista Für die Frau y Frankfurter Zeitung tuvierón un éxito considerable. Regresó a Berlín en 1930 para comenzar a trabajar en el estudio fotográfico de Ullstein. En 1931 se embarcó en una gira de dos meses a Palestina, en 1932 dejó el estudio Ullstein para regresar a París. En 1933 viajaron juntos a los Pirineos para llevar a cabo una misión fotográfica para la Academia de Berlín una agencia fotográfica. Esto llevó a la confrontación de Marianne con las prácticas anti-semita que entraban en juego en Alemania. Sus empleadores quería publicar sus fotos bajo un seudónimo, para ocultar el hecho de que ella era judía. Ella se negó a hacerlo y en 1933 la Agencia de la Academia le envió en una misión fotográfica a España en compañía de Annemarie Schwarzenbach. Tras el golpe de estado nazi, Breslauer no regresó a Alemania, pero viajó a Zurich, donde obtuvo su lugar de trabajo con la Zürcher Illustrierte gracias a Arnold Kübler, su editor en jefe. Asuntos familiares solicitan su regreso a Berlín en 1934, donde volvió a trabajar para la revista de Ullstein.

Marianne Breslauer emigró en 1936 a Amsterdam, donde se casó con el comerciante de arte Walter Feilchenfeldt que había dejado previamente Alemania después de ver a los nazis romper una subasta de arte moderno. Su primer hijo, Walter, nació allí su vida familiar y laboral como vendedor de arte obstaculizado su trabajo en la fotografía. En 1939 la familia huyó a Zurich, donde nació su segundo hijo, Konrad. Después de la guerra, en 1948, la pareja estableció un negocio de arte en Zurich especializado en la pintura y el arte francés del siglo 19. Cuando su marido murió en el año 1953 se hizo cargo de la empresa, que pasó a su hijo Walter de 1966 a 1990. Marianne Breslauer murió en Zollikon, cerca de Zurich, en 2001.

Srta. Jara (Annemarie Schwarzenbach y Ruth von Morgen, fotografiadas por Marianne Breslauer, 1934)